Blog (Bitácora, si se prefiere) del Padre (que lo es) Don Francisco de Paula Gálvez e Inchausti y algunos de los heterónimos que con él transitan: Pakito Grillo, El Profano, Bruno Jordán, Bienvenido Albar de la Torre, Federico Pastichet, Luis Rastrojo, Cesc Galvis, etc. Editado a trancas y barrancas, anárquica y aperiódicamente sin ánimo de ofender (o sí, quién sabe) ad maiorem gloriam de las cuatro (o ninguna) neuronas que le restan, o al menos así se supone por los menos entendidos, al escribidor que esto subscribe.

Para críticas: fragalin@gmail.com

Ahora también en TWITTER y en FACEBOOK




viernes, febrero 26, 2016

Por qué NO

Tras hacer bien los deberes, es decir, leer y releer el acuerdo PSOE-CIUDADANOS, he votado. He votado, tal vez por última vez en mi prolongada vida militante, y con ello me jubilo de la actividad partidaria. He votado con rabia como postrer grito en el desierto. Con rabia porque no me gusta que me tomen por tonto.
De nada han servido campañas, declaraciones de intenciones, avisos de la gente de a pie, movilizaciones, promesas al uso y demás. Se nos propone más de lo mismo, y de lo mismo estoy hasta los mismos.
Las derogaciones prometidas se van al limbo melifluamente cambiadas por reformas puntuales en todos los campos:
-No pretenden derogar la Ley Mordaza, sino modificarla de forma suave, manteniendo los erróneos pactos antiterroristas que firmaron con Rajoy, afianzando el recorte a las libertades.
-No pretenden derogar la Ley Wert, sino implementarla.
-No pretenden sino perpetuar la sumisión a los poderes económicos, siguiendo la senda de la Troika.
-No pretenden derogar la Reforma laboral, sino afianzarla con el abaratamiento del despido, el afianzamiento de los contratos y sueldos basura con los suplementos de sueldo y la desaparición práctica de los convenios..
Toda la grandilocuencia derogatoria ha quedado en un continuismo vergonzante que sería esperable de la marca blanca de la derecha española, pero no de quien se dice de izquierdas.
La clave está en la deriva hacia lo que han dado en denominar centro-izquierda, que no es más que la renuncia a los postulados propios para hacerse un sitio en el establishment. Se ha abierto el museo paleontológico y de él han salido en tromba los muy bien alimentados dinosaurios, dejando por unos días los consejos de administración, para unirse al coro de los apocalípticos defensores del status quo.
Nadie puede esperar de Sánchez, economista ortodoxo, que comulgue con Keynes, Krugman o Stiglitz, pero de ahí a acatar a ojos ciegos el dictado de los mercados va mucho, y el lo ha hecho.
No vale la excusa de que Podemos ha torpedeado la negociación, porque la intención desde el principio era llegar a lo que se ha llegado. Y menos acusar al otro de tacticismo cuando se ha practicado lo mismo a manos llenas. Podemos quiere laminar al PSOE, es verdad,  pero lo ha conseguido con la inestimable ayuda de Sánchez, González, Corcuera, Díaz, etc.
En toda negociación, las partes llegan con un máximo y un mínimo de pretensiones, y en esa horquilla se habla. La impresión que tengo es que tanto PSOE como PODEMOS se han empecinado adrede en los máximos para torpedear cualquier acuerdo y llegar al campo de Cs, en el caso del primero, descargado de izquierdismos.

Sí, he votado. Y he votado que NO.

No hay comentarios: